Falleció "Huracán" Carter

Rubin "Huracán" Carter

Por Tomás Hermán.

El excelente púgil del peso medio Rubin "Huracán" Carter ha fallecido a la edad de 76 años a causa de un cáncer de próstata con el que llevaba luchando varios años. Rubin perdió este combate pero fue conocido mundialmente por haber ganado previamente el combate de su vida al conseguir que se retirasen los cargos contra él por un delito de homicidio que no había cometido y que le mantuvieron preso injustamente durante 22 años de su vida.

Tras dar la vuelta al mundo aquella conmovedora historia, y tras un halo de injusticia y racismo se dio a conocer el nombre del "Huracán" quien ya antes había hecho méritos suficientes en el pugilismo.
Carter fue un púgil talentoso que destacó por una fortaleza inusual. Solo llegó a disputar 40 combates con un resultado de 27 victorias (19 kos), 12 derrotas y un empate, pero nunca fue vencido por nócaut, ya que la única derrota que le consta antes del límite fue ante el boricua José González y fue a causa de un corte en el ojo de Carter que obligó a la detención de la contienda.

Hay varios combates claves en su carrera pugilística, entre los que destacan una victoria ante Emile Griffith, el extraordinario campeón mundial welter y medio al que noqueó en tan solo un asalto en un combate sin título en juego; dos guerras ante el cubano Luis Manuel Rodríguez, campeón mundial welter, perdiendo a los puntos en ambas ocasiones; y una batalla ante el campeón mundial welter y semipesado Dick Tiger, de la que tuvo que levantarse de la lona en varias ocasiones para perder por decisión no sin antes demostrar su talento y coraje. 

Pero su combate más significativo lo realizó en 1964 al disputar el campeonato del mundo del peso medio ante Joey Giardello, y en el que sufrió un desafortunado revés como también le ocurriría en su vida personal, siendo víctima de otra injusticia al ser derrotado en las cartulinas aun venciendo claramente. 
Rubin llevó la iniciativa de aquella contienda en todo momento. Con un paso cauteloso que le caracterizaba, una guardia baja con su derecha cubriendo el cuerpo y una izquierda martilleando con potencia, Rubin consiguió imponer su ritmo de combate. Su perfecta cintura capaz de bascular al son de un péndulo de reloj le hizo fintar los golpes al rostro lanzados por el campeón para contraatacar rápidamente con demoledoras combinaciones dignas de mención a su apodo. Sus golpes curvos, sobre todo los dirigidos al cuerpo hicieron un gran trabajo sobre la humanidad de Joey, quien mantuvo el tipo evitando el intercambio con desplazamientos y amarres gracias a su veteranía. Aunque es cierto que el campeón no llegó a doblar la rodilla, sí recibió más impactos y de manera sólida durante toda la contienda en un dominio de poder por parte de Carter. Lamentablemente, los jueces no apreciaron lo mismo que el público y dejaron a nuestro protagonista sin la oportunidad de adjudicarse el campeonato que acababa de conquistar con su esfuerzo. Tuvo que ser en 1993 cuando el CMB le ofreció el Cinturón Honorífico de Campeón Mundial como reconocimiento a su carrera y a su vida, aunque si aquella injusticia no le hubiese privado de su libertad es seguro que Carter hubiese conquistado el título tarde o temprano.

¿Quién no conocía la historia de Rubin Carter? Fueron muchos los que se encargaron de dar a conocer su lucha ofreciendo su apoyo, tanto púgiles reconocidos como personajes de aquella época.
El actor Denzel Washington le puso rostro al verdadero Rubin y realizó un trabajo magistral en su interpretación, preparándose concienzudamente para la aclamada película de Norman Jewison "The Hurricane", llegando a ofrecer una imagen cercana a la realidad en cuanto al estilo del peleador de Paterson. Pero fue Bob Dylan quien hizo que todo el mundo escuchase su causa al componer e interpretar la canción "The Hurricane", una obra maestra de la música que despierta las ganas de luchar y motivarse en la vida y que, aún a día de hoy, cuando suena es acompañada por el compás de un pequeño ejercicio de sombra realizado de manera consciente o inconsciente por todos aquellos que practicamos este noble arte de los puños. 

Descanse en Paz el "Huracán", un Campeón de la Vida.