"Schuster" no pudo imponer su velocidad ante Galahad

Galahad vs Prado  (Foto: Action Images)

Por Tomás Hermán.

El español Sergio "Schuster" Prado no pudo conquistar el título de Europa del peso supergallo ante el invicto británico Kid Galahad. Perdió por decisión unánime en Sheffield, el hogar de su rival, aun realizando un gran esfuerzo por conseguir la victoria.

Prado, acompañado en su esquina por Valenciano y Atocha, intentó imponer su rapidez eléctrica ante un púgil muy constante en su ofensiva que no le permitió tal estrategia. Galahad llevó la iniciativa en todo momento, lanzando combinaciones que no llegaron a dañar al madrileño, pero sí a conseguir su objetivo. En ocasiones podía apreciarse la calidad técnica de Prado con destellos de rapidez endiablada para conectar algún golpe aislado. Pero su falta de acometividad y constancia le dejaron en segundo lugar. ¿Podría "Schuster" haberse impuesto en las cartulinas? Pues si hubiera hecho caso a su esquina con las indicaciones de ¡hacia adelante y duro! podría haber puesto en aprietos a la estrella de Sheffield, pero quizás por falta de experiencia o por las habilidades del inglés no pudo conseguirlo, dejando el fallo unánime en manos de los jueces.

Con todo, Sergio hizo un papel interesante dejando un buen sabor de boca, y con ganas de verle ante otra cita importante aunque con mayor experiencia. Tan solo 14 combates y 31 años para una complicada prueba. A pesar de ello no recibió castigo y acabó completamente fresco y con la lección bien aprendida: presionar al máximo y sacar partido de su velocidad. Con mayor claridad y confianza en sus conceptos técnicos sería posible disfrutar de este púgil español que puede dar mucho más de sí, pues solo es cuestión de tiempo. Tiempo de aprender para resurgir.

Ahora Galahad se dirige hacia las grandes citas: Santa Cruz, Kiko, Rigondeaux... difícil lo tiene. Incluso su compatriota Frampton tiene mayor peligro que él, pero veamos hasta donde puede llegar el púgil de Qatar que es comparado con el mismísimo Naseem Hamed, aunque realmente se encuentre a leguas del mismo.