Los 5 ases de Lomachenko para el mundial

Vasyl Lomachenko  (Foto: Ethan Miller /Getty Images)

Por Tomás Hermán.

Vasyl Lomachenko, el excelente púgil ucraniano que ha batido récords amateurs, disputará en su segundo combate como profesional el Campeonato del Mundo Pluma OMB ante el durísimo campeón mexicano Orlando Salido. La proeza calificada como osadía para algunos tiene su fundamento en su calidad pugilística y en sus logros internacionales, ya que conquistó la medalla de oro en los JJOO de Beijing 2008 y Londres 2012, además del Campeonato de Europa Cadete y Élite, y el Campeonato del Mundo Junior y Élite. Con un palmarés de 396-1 vengó su única y apretada derrota ante Albert Selimov en dos ocasiones posteriormente. Su salto al profesionalismo no ha podido ser más favorable. En tan solo cuatro asaltos noqueó a José "Negro" Ramírez y conquistó el título OMB Internacional Pluma. Intratable. ¿Pero cuáles son sus puntos fuertes ante Salido? ¿Puede realmente el ucraniano hacer historia? Hay que tener en cuenta lo que Lomachenko tiene a su favor:

1.- Juventud: Lomachenko tiene 25 años por 33 de Salido. Son 8 años de diferencia que, exceptuando a Bernard Hopkins, funciona en detrimento del púgil de Sonora en cuanto a fortaleza física se refiere. Aunque esto se traduce como más experiencia profesional con 55 combates desde 1996 por parte de Salido, es el ucraniano quien saca ventaja por estar en la flor de la vida.

2.- Menor castigo: Salido ha perdido a lo largo de su carrera como profesional en 12 ocasiones, siendo 5 de ellas antes del límite, aunque la mayoría de éstas fueran en los cuatro primeros años de la misma. Últimamente tan solo Weng Haya, el púgil filipino, lo puso en el piso en un par de ocasiones aunque éste acabase perdiendo por nócaut, y posteriormente Mikey García lo destrozó con un severo correctivo. Esto significa una merma de sus condiciones para subir al ensogado, habiendo acumulado castigo a lo largo de más de una década. Por su parte, Lomachenko solo ha conocido la derrota en una ocasión y no ha recibido ninguna sobrasada de cuero. La trayectoria amateur de un boxeador se encuentra infinitamente más protegida que la de un profesional, por lo que el aspirante se encuentra en un pleno estado de frescura. Desconoce el sufrimiento en estos aspectos, y si no va a un intercambio descarnado sacará partido de ello.

3.- Rapidez: Vasyl es más rápido en combinaciones que el campeón. Aunque se desconoce si la potencia juega a su favor, se sabe que sus combinaciones son fugaces y efectivas al cuerpo y al rostro. De Salido se conoce su potencia, pero es algo más lento en responder en contraataque, jugando su baza más importante en el contragolpe que es donde el ucraniano tiene que cuidarse, y lo que probablemente tenderá a evitar.

4.- Calidad técnica: es indudable que Lomachenko atesora un nivel técnico elevadísimo. Su manera de concebir el boxeo gusta,  pero es que además se cuida en el intercambio. Utiliza una guardia alta y cerrada cuando entra en la distancia de la verdad que le permite contraatacar al momento con rapidez. Sus desplazamientos son magistrales y conoce perfectamente en qué distancia es efectivo su potencial, por lo que si no le interesa saldrá de la media para golpear y se alejará al son de un abrir y cerrar de ojos. Si su exceso de confianza no le juega una mala pasada y no va el intercambio, será complicado cogerle al contragolpe, aunque si esto ocurre y no besa la lona hará uso de la marcha atrás para evitar ser golpeado. 

5.- Hambre de historia: éste es el momento de Lomachenko. Su momento de hacer historia con su palmarés. Esa oportunidad inususal le da un crédito y una motivación diferente a la del campeón. Para salido esto es una victoria más, puesto que él ya sabe lo que es ser campeón, pero para el ucraniano es algo histórico y exclusivamente motivador. Tan solo está a doce asaltos de la gloria profesional y seguro que extremará las precauciones. Marcó una leyenda como amateur y hará todo lo posible por revalidarla como profesional. 

Con estos aspectos a tener en cuenta el evento es extremadamente atractivo. El amateur contra el profesional. Algo que viene precedido recientemente por el duelo entre Rigondeaux y Donaire, donde el cubano marcó la diferencia técnica y estratégica. ¿Sucederá algo similar en este desafío? A priori el evento parece desnivelado a favor del mexicano por su experiencia y potencial ofensivo, pero cuidado porque Lomachenko aún puede ofrecer más de lo que se le ha podido ver hasta ahora. La sorpresa sí está de su lado.