¿Es la unificación la clave para la gloria del "Títere"?

Miguel "Títere" Vázquez  (Foto: Getty Images)

Por Tomás Hermán.

Miguel "Títere" Vázquez retuvo su título de Campeón Mundial FIB Ligero por decisión unánime ante el invicto retador ruso Denis Shafikov en lo que significó su sexta defensa del entorchado. En una contienda no muy vistosa, aunque sí que dentro de su línea, el peleador mexicano se mantuvo como lo que es, uno de los monarcas de la división más complicados de batir por su peculiar estilo. ¿Pero qué opciones presentaría frente a los otros campeones? Tendría que vencer a un púgil de renombre para que se le reconociese su calidad técnica ya que es simplemente su estilo defensivo y no ofensivo el que le priva del seguimiento masivo por parte de la afición. ¿Quién sería el rival idóneo entonces?

Omar Figueroa,  el campeón del CMB: aunque con menor experiencia sería un rival idóneo para unificar y un combate interesante. "La Panterita" acaba de incorporarse al elenco de campeones tras su victoria ante Arakawa y el salto de Broner al welter. Posee un estilo ofensivo eficiente en corta y media distancia donde saca partido de sus golpes curvos y su juego de cintura. Este joven enérgico se presume como favorito en su próximo duelo ante Ricardo Álvarez. Ante Váquez lo tendría muy complicado, ya que éste no le dejaría acortar distancias haciendo uso de sus excelente juego de piernas y acabaría frustrándole en doce asaltos. Aún así, esta victoria no reportaría el estrellato a Vázquez.

Richard Abril, el campeón de la AMB: recuperándose de su lesión y con vistas a un enfrentamiento con Jorge Linares, el cubano es una opción complicada por su estilo ofensivo. Abril viene de su conquista ante Bogere y de una victoria moral ante Brandon Ríos. No sería un combate atractivo para el público por la similitud de estilos y el resultado del mismo no afectaría en demasía al mexicano. Sobre el cuadrilátero flotaría la inteligencia y no la explosividad, algo que sólo destacaría para un público selectivo. Interesante pero no idóneo.

Ricky Burns, el campeón de la OMB: el púgil inglés viene de una par de combates donde no ha lucido precisamente bien. Ante "Chelo" González fue un regalo tras la retirada de éste, y ante Beltrán se solventó con un polémico empate. A pesar de ello, este bicampeón mundial es una buena pieza para un combate atractivo si consigue salir victorioso de su duelo ante el aspirante Crawford en breve. Burns es ofensivo y carente de pegada, algo que aprovecharía el "Títere" para utilizar su contragolpeo en larga distancia y dominarle por puntos. Ya estuvo a punto de realizarse el evento en varias ocasiones el año pasado pero no llegó a producirse. Tanto en Europa como en América, el mexicano se apuntaría una victoria importante, aunque tampoco Burns es un púgil conocido en los EEUU puesto que nunca ha cruzado el charco. Volveríamos a más de los mismo.

Daud Cino Yordan, el campeón de la OIB: a diferencia de Burns, éste sí ha viajado a EEUU para hacer frente a Celestino Caballero y a Robert Guerrero, aunque no ha dejado una imagen de ganador. Es un buen púgil pero que no destaca por ninguna virtud en particular. Posee una óptima concepción pugilística pero Váquez le dominaría en singular pleito. Con una victoria sobre el indonesio sólo sumaría un título más, y en teoría, de menor prestigio que los demás.

Terence Crawford, el invicto americano aspirante al título de Burns: tiene muchas posibilidades de conquistar ese cinturón aunque sea en territorio británico. Crawford no ha realizado ninguna hazaña memorable hasta el día de la fecha, pues tan solo ha vencido a un Prescott en decadencia y a un invicto ruso Klimov, pero sí que apunta maneras el púgil norteamericano. Con poder de pegada y un palmarés de invicto, podría hacerse con el título OMB y unificar con Vázquez en un sugerente evento. También es poco conocido, pero es un peleador muy versátil que puede pasar de un estilo defensivo al ofensivo a su antojo. Zurdo, rápido y con peligro, éste es un rival que podría atragantársele al mexicano, aunque se presenta inapetecible para el "Títere" tras sus cinco enfrentamientos consecutivos con zurdos. Todavía el púgil de Nebraska tiene que demostrar, conquistar y establecer su hipotética solidez para que se diese tal pleito y en, caso de darse, elevar el status de Vázquez.

A pesar de todas las opciones que podrían darse para unificar el peso ligero, sí que existe una elección que podría lanzar a la gloria al púgil de Guadalajara. Sin duda sería un enfrentamiento con el vencedor del esperado combate a punto de concretarse entre Mikey García y Yuriorkis Gamboa. Ambos rivales en el top de la categoría en caso de que Mikey diese el salto a la misma. Una victoria sobre cualquiera le daría un labrado reconocimiento. Pero esto es harto complicado, por la falta de atractivo para el público que tiene tal contienda y por la calidad que atesoran los citados invictos. El "Títere", un boxeador que tan solo tiene tres derrotas en su palmarés, dos ante "Canelo" Álvarez y una ante Timothy Bradley por puntos, es un talentoso exponente del noble arte condenado a un megaevento que le reconozca su potencial a nivel de un exigente público que le demanda un espectáculo más visceral. Mientras tanto, los puristas pueden deleitarse con la clase de este púgil.