¿Se encuentra preparado Bute para Pascal?

Pascal vs Bute  (Crédito Foto: Louis-Marie Philidor)

Por Tomás Hermán.

El Bell Centre de Montreal será el escenario para el próximo 18 de enero donde las dos figuras canadienses y excampeones mundiales, Lucian Bute y Jean Pascal, se verán las caras en un esperado duelo en el que tanto uno como otro necesitan salir victoriosos para colocarse en los primeros puestos de la división y acercarse a la disputa del título mundial. ¿Pero quién se encuentra en mejores condiciones para alzarse con la victoria?

Ambos púgiles brillaron en el campo amateur. Mientras Bute participó en varios Campeonatos de Europa y del Mundo, consiguiendo la medalla de bronce en el mundial de 1999, Pascal fue campeón de Canadá en siete ocasiones y representó a su país en los JJOO de Atenas 2004.
Desde entonces, diez años como profesional para Bute y ocho para Pascal en los que se alzaron con el campeonato del mundo supermedio y semipesado, respectivamente, a lo largo de una treintena de combates. ¿Diferencias? Bute llegó a ser considerado durante un tiempo como el mejor supermedio aunque no participase en el Torneo Supersix. Las victorias de Ward y su posterior derrota ante Froch le dejaron fuera de ese pedestal. Tanto él como Pascal han tenido buenos rivales en sus enfrentamientos aunque hayan salido poco de Canadá. Un detalle a tener en cuenta es que Pascal comenzó su incursión en el semipesado en 2009 cuando conquistase el mundial ante Diaconu, y Bute dio el salto tan solo hace un año con su combate ante Grachev, probando solamente los puños del ruso. La consistencia en la categoría podría estar a favor de Pascal. ¿Pero qué otros factores pueden ser determinantes?

En primer lugar, la tolerancia al castigo de Pascal. Éste se apunta un tanto habiendo demostrado una virtuosa fortaleza ante sus adversarios, siendo un púgil al que no se le ha visto en serios problemas y que solo ha sido derrotado por puntos. Ante Hopkins realizó un combate de menor intensidad que con Froch, con quien disputó una auténtica guerra con intercambios descarnados. Bute no hubiese aguantado tales impactos. De hecho, no pudo hacerlo en su enfrentamiento con el británico, cayendo ante las primeras combinaciones de éste. El rumano ya venía con antecedentes. Si remontamos a su época amateur, Gennady Golovkin le venció por nócaut en el cuarto asalto en los mundiales de 2003. Otro dato importante fue en su primera pelea ante Librado Andrade, donde la cuenta de protección le hizo escuchar el sonido de la campana salvadora. Por último, sintió la pegada del ruso Grachev el año pasado aunque consiguiese una sufrida victoria. Si las manos le llegan, lo pasa mal.

En segundo lugar, la izquierda de Bute. Decisiva. Parece que una lesión en la misma que arrastraba desde su contienda con Glen Johnson le ha mantenido alejado del cuadrilátero durante tanto tiempo, y ha precisado de una cirugía que ha propiciado el retraso de este duelo. Ahora parece recuperado y ésta es su arma más peligrosa, siendo en contragolpe más efectiva. Puede que Pascal digiera el castigo al rostro, pero el rumano conecta a la perfección el hook al hígado. Y aquí nadie las toma.

Y en tercer lugar, el peso de la derrota. Si bien Pascal ha sufrido un par de descalabros por decisión, Bute sabe lo que significa caer sin poder recuperarse. Ha experimentado el dominio de un rival que le ha vencido de manera incuestionable, sin dejarlo a expensas de la decisión de los jueces que le permitiesen albergar en su mente la sombra de la duda para su consuelo. Será fundamental la confianza y seguridad que muestre en sí mismo, puesto que ésta se vio mermada en su combate ante Grachev donde no lució. ¿Habrá sido un año suficiente? Pascal ha ido a combate por año desde que fuera dominado por un maestro como Hopkins. La imagen de su última pelea fue contundente, aunque fuese ante un rival de tercera categoría. Lo importante fue mostrar su seguridad en el cuadrilátero y éste dio la impresión de sentirse muy superior.

Por tanto, si Bute boxea con inteligencia y no entra al intercambio con Pascal tiene muchas opciones de concluir la contienda en doce asaltos. Deberá cuidar su defensa con esa derecha baja que presenta, ya que aunque esconde bien el mentón sobre su hombro derecho, los golpes volados de Pascal pueden entrarle en sentido descendente por su lateral izquierdo y cazarle por sorpresa, abriendo el camino de la derrota antes del límite. En caso de que Bute lleve la batuta en lo que a iniciativa se refiere dando esos pasos cortos y tanteando con su derecha, Pascal haría bien usando sus desplazamientos en círculo para atacar por los flancos con su ataques frenéticos aunque un tanto desarbolados. Aquí el haitiano juega su mejor baza con la continuidad de sus golpes, por lo que en estas acciones Bute debe cuidar su guardia para iniciar el contragolpe perfecto, si no se ve antes desbordado por tal ofensiva como le ocurrió hace un año en Nottingham frente a Froch.