Tommy Morrison falleció a los 44 años

Tommy Morrison  (Foto: Nick Ut)

Por Tomás Hermán.

El excampeón mundial de los pesos pesados Tommy "The Duke" Morrison y coprotagonista con Sylvester Stallone en "Rocky V" falleció a los 44 años de edad el pasado día 1 de septiembre.

En 1996 Morrison dio positivo en la prueba del VIH, y parece ser que la causa de su muerte ha sido las secuelas de esta enfermedad. Aunque su esposa, Trisha Morrison, hizo unas declaraciones a ESPN afirmando que Tommy padecía lo que se conoce como Síndrome de Guillain-Barre. Sea cual fuera el motivo, el excampeón murió acompañado por su esposa. 

"The Duke" fue un buen peso pesado que imprimía emoción a sus combates. Tenía una mano pesada y una mandíbula de cristal. De ahí que nunca se sabía cuando podía ganar. La primera vez que disputó un mundial, Ray Mercer le propinó un nócaut preocupante. Quedó contra las cuerdas, sin contracción muscular, y recibiendo golpes hasta caer. 

Luego recompuso su carrera y se proclamó campeón mundial al vencer a George Foreman por puntos. Menuda ironía no ser noqueado por uno de los mayores pegadores de la historia de los pesos pesados con tal mandíbula. Pero así es el boxeo. Más tarde, en una defensa se eligió a un rival sencillo de última hora, quien sorprendió a Morrison en el primer asalto dejándole frito nuevamente. Otra vez una imagen penosa con un triste final. 

Fue memorable su combate con Donovan Ruddock, donde ambos púgiles cayeron a la lona para vencer finalmente Tommy antes por nócaut técnico en el sexto asalto. Lennox Lewis le noquearía ese mismo año, y al siguiente se le descubrió la enfermedad. Paradójicamente, Morrison estuvo alejado del cuadrilátero durante 11 años y volvió en 2007 para realizar un par de combates más que solventó por nócaut. 

Por aquellos entonces sí había pesos pesados norteamericanos de calidad que hacían levantarse de la silla con cada combate. Tommy perteneció a aquella época que merece mucho respeto y estuvo ahí dando espectáculo. Eso es por lo que será recordado.