El regreso de Ward ante "la Bomba" Rodríguez

Andre Ward  (Foto: Will Hart)

Por Tomás Hermán.

Andre Ward defenderá su título del mundo supermedio AMB ante el invicto dominicano Edwin Rodríguez el próximo 16 de noviembre en Ontario, California.

El mejor supermedio de la actualidad hará su reaparición después de lidiar con una operación de hombro que le ha mantenido alejado del cuadrilátero por más de un año, desde que noquease a Chad Dawson en septiembre de 2012. 

Desde que Ward consiguiese la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 no ha cesado de cosechar victorias hasta lograr un record de invicto de 26-0 (14 Kos). Ha vencido a los mejores de su categoría como Mikkel Kessler, Arthur Abraham y Carl Froch coronándose campeón del Torneo SuperSix y conquistando los títulos mundiales del CMB y AMB. Tras limpiar la categoría despachó a Dawson, campeón semipesado que bajó de peso, en tan solo 10 asaltos.

Ward no es un noqueador, pero tiene un boxeo de lo más inteligente en un cuadrilátero. No se caracteriza por nada en especial, ya que no rehuye los combates con sus desplazamientos ni destroza a sus rivales con un solo golpe, pero tiene una habilidad increíble para complicar la estrategia que conciben sus rivales. Siempre se presenta en perfectas condiciones físicas y nunca desfallece. No se le ha visto en apuros y tampoco ha doblado la rodilla, por eso quizás muchos aficionados echan en falta la emoción en sus combates ensombrecida por su total dominio de la situación. Es muy completo.

El retador dominicano viene con un record de invicto con 24-0 (16 Kos) y las tareas hechas. Después de eliminar a James McGirt Jr y Aaron Pryor Jr, venció a Don George y Jason Escalera para entrar en el Torneo Super 4 celebrado en Mónaco. Allí despachó a Ezequiel Maderna y noqueó en un asalto a Dennis Grachev en la final. Fuerte y con un boxeo ofensivo en su totalidad, Edwin viene con la moral muy alta aunque probablemente se quede solo en eso. Su potente recto de derecha y sus golpes al cuerpo no son suficientes para vencer a un púgil de la calidad de Ward, quien seguro le va a complicar la pelea de principio a fin, aunque el combate tenga su aliciente. El tempo y la distancia las marcará el norteamericano a pesar de su inactividad, ya que tiene un talento natural que le brinda la posibilidad de continuar dominando la categoría.