Rubén Varón perdió por nócaut técnico ante Chiruta

Rubén Varón  (Foto: Twitter)

Por Tomás Hermán.

El madrileño Rubén Varón perdió por nócaut técnico en el segundo asalto contra todo pronóstico ante el rumano afincado en España Rafael Chiruta.

Todo parecía que iba a ser un combate sencillo para Rubén, nombrado recientemente aspirante oficial al título de Europa superwelter, y que solventaría el pleito en breve como ya hiciera en 2009 ante este mismo rival al que venció por nócaut técnico en el cuarto asalto. Pero el Rubén que subió al cuadrilátero no era ni mucho menos la sombra del que suele tener acostumbrados a la afición. Lento, falto de distancia e incluso algo apático en sus movimientos, daba la impresión de no encontrarse en condiciones para la pugna. Así que Chiruta, en un cambio de golpes, le acertó con una combinación que le mandó a la lona en el primer asalto. Rubén se levantó intentando dar explicaciones de su caída, pero no había lugar para las mismas solventado como pudo los segundos restantes. El segundo asalto sería el definitivo, ya que el rumano, consciente del daño que le había infringido, se lanzó a por todas en un ataque de golpes que volvieron a colocar en horizontal a Rubén. Y ahora sí que se levantó con total descoordinación tocado por los golpes, facilitando a Chiruta que se lanzase tras la cuenta para rematar la faena y obligando a la detención de la contienda por parte del árbitro en cuanto el madrileño volvió a trastabillarse.

Mala noche para el talentoso Rubén que había sido nombrado recientemente aspirante oficial al título de Europa superwelter en poder del bielorruso invicto Sergey Rabchenko. Al parecer, según declaraciones del propio Rubén, en la semana del combate con Chiruta había sufrido fiebres altas y se encontraba en mal estado, aunque por no defraudar a su público de Alcalá de Henares subió al ring cometiendo un grave error.

No se puede subestimar a nadie, aunque tuviese un record como el del rumano de 5-29 (2 Kos), puesto que encima de un cuadrilátero todos los púgiles tienen dos manos y un corazón, y cualquiera puede dar la sorpresa. Ahora toca esperar si esta insólita derrota no descuelga de los rankings a Rubén, un púgil excelente con trece años de experiencia en el campo profesional y un record de 41-7 (19 Kos), aunque sí que deja una incógnita en el aire: ¿realmente se encuentra ahora mismo en condiciones para disputar un título europeo o mundial? La respuesta verá la luz en breve.